Miscelánea de pueblo en la ciudad | Revista DC
Plaza de mercado Quirigua Plaza de mercado Quirigua

Miscelánea de pueblo en la ciudad

En la frontera entre las localidades de Engativá y Suba, muy cerca del Humedal Juan Amarillo, se encuentra la Plaza Distrital de Mercado del Quirigua, donde se consigue de todo un poquito.

Por María Antonia León

Una estatua de la Virgen del Carmen, patrona de las plazas de mercado, recibe a los visitantes en la entrada principal. Desde allí se alcanzan a ver las montañas de frutas y verduras distribuidas en el gran pabellón: las unas tan brillantes que parecen haber sido lustradas; y las otras con la frescura del campo en la piel.

“Llevo 55 años aquí. Cuando llegué la plaza quedaba cerca a la Iglesia y al Banco Colombia. Luego nos bajaron y conseguimos ayuda para que el distrito hiciera esta plaza, hace 45 años, pero ahora las cosas no son como antes porque muchos supermercados están acabando con nosotros. Es una lástima porque acá les damos la pruebita a los clientes, siempre les vendemos cosas frescas y además les damos ñapa”, asegura María Margarita Guevara Millán, quien tiene un puesto de frutas importadas y nacionales.

Rosa María Vergel Ruiz
Rosa María Vergel Ruiz 

La plaza del Quirigua tiene 45 años y 217 módulos, de los cuales 212 están comercialmente activos. En un principio únicamente contaba con los mercados campesinos; sin embargo, las acciones de la Cooperativa de Comerciantes, Coomulquir, la llevaron a convertirse en una de las plazas más modernas de Bogotá, y ahora cuenta con negocios tan variados que Rosa María Vergel Ruiz, una de las comerciantes, denomina este sitio como una miscelánea de pueblo.

“Lo que es de Ráquira me encanta porque es lo que hacen mis paisanos artesanos: materas, ollas de barro y marranos. Siendo de allá, comencé a comerciar con las artesanías; ese es mi fuerte, pero también ofrezco lo que hacen personas de otras partes, por ejemplo, la cestería de Duitama”, asegura Rosa, quien ya cumplió 41 años con el negocio. En él, las canastas y las vasijas se alzan varios metros desde el suelo, dejándola a ella rodeada de artesanías en fique, barro, cabuya y acero.

Para la buena salud y la buena suerte

Plaza del Quirigua

“Para mí lo más hermoso son las yerbas y por eso las vendo y las uso, porque no son tan malas como la droga artificial. Todos los días me tomo una fusión con complemento de salvia, marihuana y anamú para los calores, los dolores articulares y la piel”, explica María Concepción Cuncanchón, más conocida como ‘Concha’.

Las yerbas y las hojas de tamal las combina con un negocio esotérico desde hace 27 años. Como estamos en el año del perro según el horóscopo chino, Concha vende estatuillas del animal dorado. También tiene móviles de ying yang, manillas para la prosperidad, ojos turcos, velones pascuales, atrapasueños y figuras de los santos, incluyendo a José Gregorio Hernández.

“Las plazas son importantes porque se consigue mercado barato y sin IVA. La nuestra ha tenido una trasformación bonita porque antes todo estaba revuelto y ahora hay secciones por tipo de productos, se puede pagar con tarjeta débito porque algunos ya tenemos datáfono, y tenemos carritos. Solo nos está haciendo falta un cajero”, expone Concha.

Otro de los atractivos de la plaza es la estación de agua cates, que tiene carteles que anuncian los beneficios de esta fruta que muchos, por error, consideran verdura. “Cuando tengas ganas de comer algo grasoso, cómete un aguacate”, dice uno de ellos. Allí se conglomera la gente buscando el manjar verde, que los hay desde $2.000 hasta $5.000.

Plaza es plaza

Plaza del Quirigua

Alfredo Ramos ya completa 32 años en la Plaza del Quirigua. Al principio tenía un puesto de revistas de cómics: el Pato Donald, el Zorro, Condorito, Memín, Superman y el Llanero solitario. Pero el negocio de las revistas se acabó por el costo del papel. Alfredo hizo cursos de electrónica, electricidad, relojería y sistemas, y ahora yace en medio de cientos de tornillos, tapas, cables y rollos de cinta aislante.

“El Ipes (Instituto para la Economía Social) ha hecho esfuerzos para que las plazas resurjan, porque son una muestra de cultura y vienen de épocas ancestrales. Antes eran sitios principales donde se reunía la gente que veían del campo con aquellos que vivían en la ciudad. Muchas de las personas que trabajan aquí son descendientes de los primeros comerciantes, de modo que es una tradición familiar”, afirma Alfredo.

Como él, muchos de los comerciantes de la plaza ven con preocupación la disminución en el número de ventas y clientes. En el caso de Marcos Bernal Hernández, desde que adquirió su local de abarrotes ha liderado varias iniciativas, y ahora su llamado es a que el Distrito fortalezca más las plazas para que puedan competir con los servicios que ofrecen los supermercados.

Alfredo Ramos
Alfredo Ramos 

“Aquí organizamos los comités de trabajo y conciliación, conseguimos carritos para que las personas estuvieran más cómodas haciendo su mercado, hicimos remodelaciones, pusimos datáfonos y abrimos espacios de lectura para que los hijos de los trabajadores hicieran sus tareas. Pero necesitamos más apoyo porque si las plazas se acaban daríamos muchos pasos hacia atrás”, explica.

Es así como estos comerciantes les hacen una invitación a los ciudadanos para que se apropien de estos espacios, donde la prosperidad del campo es evidente. “Plaza es plaza. Aquí la gente escoge y compra lo que le provoca, se consigue de todo, nada está empacado y estamos capacitados para atender a los clientes a la altura de los centros comerciales. La plaza es una fuente de empleo; de aquí comen muchas personas”, concluye Rosa.

Dónde: Calle 90 No. 91-52

Cuándo: lunes a sábado, 7:00 a.m. a 4:45 p.m. (excepto los jueves, cuando se cierra a la 1:45 p.m.); domingos, 7:00 a.m. a 3:45 p.m.

Actividades: los sábados se habilita el punto de lectura de 11:00 a.m. a 1:00 p.m. Los miércoles se hacen cursos de inglés de 3:00 a 5:00 p.m. con voluntarios extranjeros.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad