Una mujer, un gran logro para el cine Colombiano

imagen
Mar, 05/16/2017 - 16:55

Esta es otra de las entrevistas que  nos comparte nuestro periodista DC Ivan Dario Hernandez.  

Polémica, brutal, apasionante, radical y, sobre todo, un gran logro para el cine nacional. UNA MUJER, ópera primera de Camilo Medina y Daniel Paeres se realizó con tan solo 1000 dólares y ha conquistado varios festivales de cine independiente, entre los cuales se encuentra el BAFICI, que la seleccionó este año en la competencia oficial latinoamericana, siendo la única película colombiana en esta competición.  Hablamos con los dos directores y el productor Andrés Serrano sobre este melodrama erótico que levantará ampollas entre la audiencia.

imagen

2 hombres deciden narrar la tormentosa vida amorosa de una mujer. ¿Cómo fue asumir este reto con Una Mujer?

R: Una Mujer nace de ciertas inquietudes que nos llegan de la vida adulta, de algunos episodios de la vida real, de historias propias y de terceros. El reto real era llevar aquello a la gran pantalla con apenas recursos y lo asumimos con una posición muy clara de autogestión, disciplina y sacrificio, pero creeríamos que ante todo muchas ganas de sacar adelante nuestro primer largometraje.

¿Qué tan difícil es hacer una película con 1000 dólares? A quienes se animen a seguir el mismo parámetro, qué les recomiendan para poder lograrlo

R: Supuso un gran reto para nosotros como profesionales en muchos niveles. Hacer una película con tan poco presupuesto implica restringirse en diversos aspectos técnicos y humanos, y prescindir de otros. Era asumir esas carencias o seguir a la espera indefinida de que algún día, de alguna forma, llegarían los recursos para hacer nuestras películas con todo lo que queríamos, claro, ese momento nunca va a llegar. Además, el hecho de rodar estando en borde de la cornisa te permite apreciar que hay muchos adornos artificiosos en la producción cinematográfica. Si tienes un estilo sin preciosismos, sin ánimo de grandilocuencias técnicas, puedes hacer tu película con relativamente pocos recursos, el video digital te lo permite.

Creemos que lo fundamental aquí es tener un grupo de trabajo con el que te sientas cómodo, he ahí el éxito; el cine se hace entre amigos, y si no tienes un grupo ya consolidado te va a costar mucho. La recomendación más simple para quienes se animen a seguir el mismo parámetro de producción es concebir una historia que se ajuste a ese presupuesto y pensar el guion desde la producción, acogerte a un estilo fílmico con el que te la lleves bien y someterte a él. Los grandes formalismos de la producción cinematográfica hacen que tu sueño de hacer cine se vaya posponiendo y posponiendo, se evapora, hay que echar mano de lo que se tiene al alcance y hacerlo.

¿Con este modo de producción, podría cambiar el futuro del cine nacional?

R: Con Una Mujer simplemente hicimos la película que podíamos con lo que teníamos. Con el rodar de la película por festivales nos hemos encontrado con proyectos de diversas partes del mundo que nacen del mismo espíritu, que más allá de la escala de presupuesto, son intentos de hacer cine sin perder el control de sus modelos de producción. Y creemos que es una tendencia que deberían adoptar más y más cineastas para hacer posibles sus primeras películas. No obstante, para la industria, para los grandes modelos, este tipo de películas resultan marginales. Nosotros en particular queremos seguir siendo dueños de nuestro modelo de producción, pero expandir nuestro músculo humano y técnico para llegar a ser representativos en el panorama del cine nacional, bienvenidos a quienes se quieran sumar a nuestro proceso.  

¿Cuáles fueron sus principales retos durante el rodaje?

R: Rodar a contrarreloj, teníamos sólo nueve días durante la semana santa para rodarla, después de eso cada quién tenía que volver a su trabajo. Siendo un equipo humano tan reducido, siete personas de equipo técnico más actores, tienes que ayudar a suplir las falencias de tus compañeros debido a la falta de manos, de personal. El tiempo de ensayo era mínimo, hacíamos ajustes técnicos a medida que se iba rodando la escena. No teníamos margen de acción en muchos niveles. Ahora que miramos para atrás la experiencia resulta un poco inconcebible. ¡Fue muy divertido!   

¿No han recibido comentarios adversos por ser hombres haciendo una película tan íntima sobre Una Mujer?

R: Tanto como adversos no, pero sí ha resultado curioso que seamos un colectivo de solo hombres hablando de mujeres (algo muy típico en nosotros). La verdad, hemos recibido comentarios muy variados sobre la película.

¿Una Mujer reivindica las libertades que la sociedad niega a las mujeres?

R: Puede que sí; a mí me gusta mucho que el espectador arme sus propias conjeturas y con Una Mujer el discurso es amplio y lleno de lecturas. Hay quienes juzgan a Gabriela por lo que hace y hay quienes se identifican y la apoyan. Es interesante pensar a Gabriela como una mujer libre que se mueve como una veleta al viento y que no pida permiso a nadie para ser ella y vivir, pero también nos resulta muy atractivo hablar de la sensación de extravío y búsqueda, de exploración y afirmación, de amor y desamor que son sensaciones muy afines a todos los seres humanos sin discriminar su género.  

¿Cuál sería la historia de Un Hombre, si la hubiesen hecho 2 mujeres?

R: No sé. Creo que dependería de muchos factores y podría abordarse de mil maneras.

¿Durante las presentaciones la audiencia femenina los ha cuestionado por ser hombres hablando una historia que pueda, o no, representar al género?

R: Como decíamos anteriormente, hemos recibido comentarios muy variados de la audiencia. Particularmente el público femenino abre el debate en ese sentido, pues algunas mujeres encuentran en la película un tono machista y otras tantas la encuentran más bien feminista. Creo que corresponde a cada espectador generar su propia opinión de acuerdo a su propio devenir. Lo interesante es que la película permite que ese siniestro espacio intermedio, esa línea gris.

¿Por qué no debe considerarse esta película machista?

R: Porque habla de Una Mujer.

¿Por qué no debe considerarse esta película feminista?

R: Porque no solo habla de Una Mujer.

¿Hay que ver Una Mujer para entrar en respetuoso diálogo sobre ambas cosas? ¿Feminismo y machismo? ¿La audiencia se ha pronunciado al respecto?

R: Claro que hay que verla, y pensarla, y debatirla, y entrar en diálogo. En lo personal, es lo que más amo y celebro del cine.

imagen

UNA MUJER se estrenará el jueves 8 de junio en Bogotá, Medellín, Cali, Manizales y Barranquilla. En Revista DC les presentamos el tráiler oficial. 

 

 

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.